Conoce cómo funciona la aplicación FaceApp y qué tan peligrosa puede ser

Con una simple foto, la aplicación FaceApp le permite al usuario experimentar con estilos diferentes, pero siempre manteniendo la cara. Por ejemplo, puede cambiar el color de cabello, edad, peinado, barba, y demás. Cecilia Pastorino, una especialista de la firma de seguridad informática ESET, explicó que los usuarios deben otorgar los permisos “dependiendo del uso que se quiera hacer con las apps, es decir, hay que pensar en qué quiere hacer el usuario con ella”.

Te puede interesar: ¿Quiere pasar la noche en el Museo del Louvre?

FaceApp pide permisos para ingresar a los archivos
multimedia, y, según la experta, “eso tiene lógica” porque es una
aplicación que requiere imágenes. Sin embargo, “hay que tener en cuenta en que la
‘app’ va a tener acceso a todas las fotos del teléfono. Por esta razón, es
importante asegurarnos de que la aplicación sea de confianza
”, agregó
la especialista.

La especialista señala que hay que tener cuidado con las
aplicaciones que piden permisos, aunque estas no las necesiten. Al respecto, se
recomienda leer y pensar si realmente dentro del uso que le queremos dar a la
aplicación, queremos dar estos permisos.

Si la información del usuario es vulnerada, Cecilia Pastorino
menciona: “Muchas de las veces son ellos mismos (los usuarios) los que permiten
que esto suceda, ya que son quienes dan el permiso para acceder a los datos. A
veces pensamos que las aplicaciones son gratuitas, pero para usarlas nos
piden acceso a nuestros datos; no estamos pagando el uso de la ‘app’ con
dinero, pero sí con información
”.